5 claves para cuidar la ciberseguridad para empresas

5 consejos cuidar ciberseguridad empresas

En la actualidad, donde las empresas están digitalizando gran parte de sus activos y donde el entorno online se convierte en el patio donde cada vez hay más jugadores, se hace más necesario que nunca proteger hasta el más mínimo dato para ofrecer un servicio seguro a los clientes.

Aunque de forma pública sólo tenemos constancia de ciberataques contra grandes corporaciones, o incluso ataques dirigidos entre países o empresas que son competencia, la AEPD notificó en noviembre más de 1.107 brechas de seguridad en empresas españolas en lo que va de año, notándose un incremento mayor en el último trimestre con respecto al mismo período de 2019. 

¿Solo se ven afectadas las grandes empresas? No. De hecho, advierten que las sanciones aplicadas pueden darse en cualquier tipo de negocio por grande o pequeño que sea, y por ello te traemos estas claves que te ayudarán a crear una rutina para aprender y mejorar la ciberseguridad para empresas.

1. Identificar

Tanto si estás teletrabajando como si no, conocer el número de dispositivos con los que cuenta tu empresa (ordenadores, móviles, discos duros extraíbles…) y el uso que le das a cada uno es esencial para saber cómo se recoge la información, qué uso le estás dando y dónde se almacena.

Por ejemplo, si utilizas la nube o algún servidor centralizado para almacenar datos de tus clientes o empleados, para almacenar los vídeos de las cámaras de seguridad o cualquier documento como las facturas digitalizadas, puede llegar a ser un quebradero de cabeza si no lo tienes bien organizado e identificado, por ejemplo, por fechas y en carpetas.

¿Cuántos dispositivos móviles utilizas para gestionar pedidos? ¿Quién tiene acceso a ellos? ¿Usas el mismo para la atención al cliente? ¿Guardas un registro de números de teléfonos importantes con datos personales para identificarlos? Según los expertos, este tipo de información sensible es la que más atractivo tiene para los ciberdelincuentes y a la que menos prestamos atención porque no le damos la suficiente importancia.

2. Proteger

Por lo general, aplicar niveles de protección activos a los dispositivos que tienen su software conectado a la red o a las plataformas online que utilizas diariamente para mailing, por ejemplo, no requiere de grandes conocimientos informáticos gracias a que las propias herramientas traen consigo un soporte que se encarga de ello.

Sin embargo, no te debes confiar, porque, aunque bien es cierto que las actualizaciones automáticas incluyen parches y los antivirus se actualizan constantemente ofreciendo una protección en tiempo real, cuando se producen actualizaciones importantes del propio software es conveniente contar con la experiencia de un experto en ciberseguridad para ayudarte a hacer un análisis de vulnerabilidades de todos los dispositivos y poder anticiparte así a cualquier riesgo que pueda surgir. Como se suele decir, mejor prevenir que curar.

3. Detectar

Este es posiblemente el punto clave de estas 5 pautas que te contamos, porque saber identificar de dónde provienen las alertas de amenazas simplificará el proceso de mitigación del problema.

Imagina que llegas a tu puesto de trabajo, conectas tu ordenador y en el área de notificaciones han aparecido varias alertas y entre ellas se encuentra una que indica que alguien ha intentado acceder con tu cuenta de correo electrónico. En el peor de los casos, ni siquiera te das cuenta de ella porque lo pasas por alto, o incluso puede darse el caso de que sí la has visto pero al acceder a él, no ves nada extraño. 

Aunque puede parecer un hecho que ocurre con poca frecuencia, no se trata de un caso aislado. Y es que, según un estudio realizado por El País, en 2019 solo un 56% de las empresas españolas de 10 o menos empleados contaban con algún sistema para detectar estos ataques, principalmente, por no prestar la suficiente atención. Por desgracia, este porcentaje es aún menor entre los trabajadores autónomos por pensar que la información que se maneja no es de gran interés para los delincuentes y se deja de lado la seguridad de los datos. 

Por esto, si cumples los dos pasos anteriores, detectar cada amenaza será mucho más fácil y formará parte de tu rutina diaria.

4. Reaccionar

Por regla general, si no cuentas con suficiente experiencia o si no tienes ayuda de un experto en la materia, la primera reacción que se tiene es la de pánico. Es totalmente comprensible.

El mejor consejo que ofrecen los expertos a la hora de responder ante una posible crisis es el de mantener la calma y actuar en el preciso instante en el que se produce. En primer lugar, tendrás que volver al paso anterior y detectar dónde se ha producido la brecha, porque esto será esencial para poder rastrear qué y dónde ha sucedido. Además, como comentábamos anteriormente, la obligatoriedad de denunciarlo ante la AEPD requerirá conocer esta información para evitar una posible sanción económica.

Aunque saber reaccionar ante una situación así, posiblemente desconocida para ti, no es fácil, aquí te darás cuenta de la importancia de realizar una inversión en contratar un servicio para la gestión de la seguridad de tu negocio. A largo-medio plazo, la prevención es el mejor remedio, y más en la actualidad donde el 77% de los ataques mundiales están dirigidos contra empresas según un estudio realizado por El País.

5. Aprender

Resignarse no es una opción. Aunque no siempre se consigue detectar la amenaza a tiempo y actuar contra ella, el aprendizaje que se consigue te ayudará en futuras situaciones e incluso anticiparte a ellas si consigues aplicar las 5 claves que te ofrecemos.

Si no lo hiciste ya, contar con un sistema “back up” para poder recuperar la información sustraída es la mejor opción. Y una vez hecho esto, te aseguramos que con estas claves no volverás a tropezar con la misma piedra, o al menos esta vez la verás desde lejos.

Llegados a este punto, asociarte con partners de confianza es la mejor recomendación que te ofrecemos. En UniversalPay contamos con todos los niveles de protección cumpliendo estrictamente la normativa vigente PCI DSS, para que cada transacción y recogida de datos se haga de forma segura. Y si tienes alguna duda, ponte en contacto a través del formulario o el teléfono de contacto que ponemos a tu disposición.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies