Análisis DAFO, claves para hacerlo con éxito

Análisis DAFO

Con cada crisis llega también un momento de reconversión laboral, de reinvención de empresas y profesiones. Las secuelas que la expansión del virus COVID-19 está dejando en nuestra sociedad hace que muchas personas se planteen en este momento iniciar su propio negocio, ya sea porque se han quedado sin trabajo o porque han decidido huir de la ciudad y empezar de nuevo más cerca del mundo rural. Si es tu caso y estás pensando en emprender un nuevo proyecto empresarial, crear un análisis DAFO sobre tu idea te ayudará a tener una visión global del proyecto. Te contamos cómo hacerlo.

¿Qué es un análisis DAFO?

Un análisis DAFO es una de las herramientas más básicas y a la vez más imprescindibles para emprender o analizar el estado de situación de cualquier tipo de proyecto, no únicamente negocios. De hecho, surgió como resultado de un estudio realizado en los años 70 en la universidad de Standford para analizar por qué fallaba la planificación corporativa. El resultado de la investigación fue lo que hoy conocemos como análisis DAFO (o FODA) en países hispanohablantes o análisis SWOT, en países angloparlantes.

En todos los casos, estamos hablando de una matriz que analiza cuatro aspectos relevantes del objeto de estudio: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. A partir del estudio de estos cuatro aspectos de nuestro proyecto o negocio conseguimos una visión global del mismo y con ello, tenemos la capacidad de tomar decisiones estratégicas. ¿Qué debemos analizar en cada uno de estos parámetros de la matriz DAFO?

  • Debilidades:  aspectos del proyecto que deberían mejorar, que actualmente suponen desventajas frente a nuestros competidores o que se convierten en limitaciones de crecimiento. Por ejemplo, si tenemos un restaurante pero no disponemos de servicio a domicilio mientras la competencia sí lo hace.
  • Amenazas: cuestiones que pueden afectar a nuestro negocio, ya sea a nivel interno o externo, para impedir su crecimiento. Por ejemplo, si tenemos una tienda online de joyería artesanal y surgen competidores que se posicionan mejor en Internet.
  • Fortalezas: aquellos aspectos que nos diferencian de la competencia en positivo, que hacen que nuestro negocio sea mejor que el resto. Por ejemplo, si vendemos productos para el cuidado personal y están elaborados únicamente de forma orgánica, sin componentes artificiales y sin testeo con animales.
  • Oportunidades: todos los cambios que podemos aplicar para mejorar el negocio tanto en resultados como en costes, así como hacerlo crecer. Por ejemplo, si tenemos una tienda de quesos artesanos con la que podríamos empezar a vender online o incluso enviar los productos al domicilio de las personas que los compran en el local pero no quieren viajar con el producto en la maleta.

Ejemplo de análisis DAFO

Veamos un ejemplo de análisis DAFO que debería plantearse una tienda de bolsos hechos a mano que se está planteando la posibilidad de vender online.

Con estas cuatro ideas básicas, el comercio ve que necesita claramente dar el salto online. Ante la amenaza de un nuevo confinamiento, debe aprovechar la fortaleza de tener una gran comunidad en redes sociales a la que poder vender a través de la red, sin necesidad de que visiten su tienda. La oportunidad que debe buscar es la de incorporar a su estrategia los enlaces de pago, un sistema de cobro que permite generar un enlace único para cada pedido y enviárselo al cliente a través de redes sociales, email o incluso WhatsApp. De esta forma, la tienda se está sobreponiendo a su principal debilidad para vender online: no tener página web.

¿Por qué debemos hacer un análisis DAFO?

En el caso de emprender un nuevo proyecto, resulta evidente que es necesario hacer la reflexión que facilita un análisis DAFO, no hacerlo sería un salto al vacío ya que solo con un estudio previo (que incluya costes y presupuestos) se puede tomar la decisión de lanzar o no una idea al mercado. Sin embargo, una vez nuestra idea está en funcionamiento, como hemos visto en el ejemplo de la tienda de bolsos, e incluso si está dando resultados positivos, es necesario también que regularmente se hagan este tipo de estudios. De esta forma, podemos tanto mejorar nuestra proyección como evitar que la competencia pueda desbancarnos sin que lo hayamos visto venir, es decir, sin que hayamos tenido tiempo de reacción.

Una de las ventajas de este análisis es que se puede hacer a nivel macro o micro, es decir, podemos estudiar todo un proyecto empresarial (¿creo o no creo esta empresa?) o un solo producto o estrategia (¿me animo con el reparto a domicilio o sigo solo con servicio en local?). De alguna forma, lo que hacemos con un DAFO es poner sobre la mesa la realidad de nuestro proyecto. Nuestra capacidad de reflexión sobre lo que exponemos en este estudio y, sobre todo, la capacidad de interrelacionar los distintos aspectos que hemos anotado en cada apartado (tanto positivos como negativos) será lo que dará utilidad al estudio.

¿Cómo hacer un análisis DAFO?

Existen muchas formas de hacer un análisis DAFO: una pizarra vileda, una aplicación online, un Powerpoint, unos folios… pero en cualquier caso hay dos pasos a seguir que nos ayudarán mucho en el proceso:

  • Hacernos preguntas. A menudo resulta complicado empezar a plantearnos cuáles son las fortalezas y debilidades de nuestro negocio pero podemos facilitarnos las cosas si lo planteamos en forma de preguntas: ¿puedo mejorar mi sistema de producción?, ¿puedo incorporar alguna vía de comunicación nueva con mis clientes?, ¿qué me diferencia de la competencia?, etc.
  • Interrelacionar resultados. La respuesta a todas estas preguntas se debe plasmar en una matriz 2×2 ya que el enfrentamiento entre los resultados recogidos es lo que nos permitirá generar estrategias. Cuando interrelacionamos nuestras fortalezas y oportunidades, podemos idear estrategias ofensivas, es decir, aquellas que nos permitan potenciar todavía más los aspectos positivos del negocio y crecer. Por el contrario, unir las amenazas y debilidades que tenemos, nos permitirá generar una estrategia defensiva para poder contrarrestarlas.

3 recomendaciones para mejorar un análisis DAFO

Sea cual sea el modelo de negocio que analizamos, hay tres recomendaciones que pueden ayudarnos a que el resultado del análisis DAFO sea más fructífero:

  1. Buscar la imparcialidad. Uno de los grandes retos ante un DAFO es ser capaz de abstraerse del día a día del negocio y ser imparcial en el análisis. Ni minimizar las debilidades, ni sobrevalorar las fortalezas, debemos ser francos con la realidad que rodea a nuestra empresa porque de otra forma el estudio carece de sentido.
  2. Analizar también a la competencia. Si fuéramos los únicos en el mercado, solo con hacer bien el producto o servicio lo tendríamos todo ganado, por lo tanto, la competencia es la que determina en gran parte que podamos crecer o caer en bancarrota. Por eso es buena idea que además de nuestro propio análisis DAFO hagamos también el de la competencia directa, porque sus debilidades pueden ser nuestras fortalezas y a la inversa.
  3. Mirar dentro y fuera. No hay que limitarse a analizar solo uno de los frentes, debemos hacer un análisis de 360 grados al negocio. Estudiamos la competencia pero también la organización de nuestro equipo de producción, analizamos a nuestros clientes potenciales pero también el nivel de endeudamiento que tenemos en la actualidad, etc.

Sea cual sea el resultado del análisis DAFO del proyecto, debemos pensar que solo con hacerlo ya estamos algo más cerca del éxito porque aunque obtengamos resultados adversos, nos resultará más fácil encontrar las herramientas para solucionarlos.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies