Buy Now Pay Later: Tendencia de Pago 2021 para los Ecommerce

Buy now pay later

Ya hemos visto en nuestros últimos artículos cómo la pandemia ha influido en los hábitos de los consumidores y en la forma en la que las empresas se relacionan con sus clientes, lo cual ha supuesto un reto tanto para las PYMEs como para las entidades financieras. Como desvela nuestro último Estudio Futuro de los Medios de Pago 2021, el 51,4% de los encuestados determina que sus compras online han aumentado durante la pandemia, así como la confianza que tienen en este tipo de transacciones.

No es de extrañar que en un mercado como el español donde hasta hace unos años el método preferido por los clientes era el dinero físico, nuevos sistemas que den facilidades a los consumidores a la hora de comprar tengan una gran aceptación. En este caso nos referimos al BNPL, acrónimo de la expresión inglesa Buy Now Pay Later, o “compra ahora y paga después”, que como veremos, en un contexto donde la población en general no está dispuesta a asumir deudas debido a la incertidumbre económica y el cambio de tendencia a la compra online, cada vez está cobrando mayor fuerza.

En el siguiente artículo veremos en qué consiste y qué diferencias existen con los medios de pagos actuales como la tarjeta de crédito, sistema de pago preferido para comprar en las tiendas online y las ventajas que ofrece tanto al consumidor como a las empresas.

¿En qué consiste el sistema de pago aplazado?

El concepto del término “buy now pay later”, en realidad, ya era un método que se venía utilizando, y que posiblemente se siga usando, en algunos pequeños establecimientos. Seguramente hayas oído hablar alguna vez de otro término, que técnicamente tiene la misma función, que es el de dejar “fiado” algo que se ha comprado, que consiste en la adquisición de un producto y, gracias a la confianza con el establecimiento, te permitía llevarte la compra sin pagar en el momento, sino que aplazando el pago. Pues este método de pago se basa en esos mismos principios, aunque con algunas características concretas que favorecen no solo al cliente, sino que también al vendedor online.

Las fintech toman posiciones

Hasta hace poco, los sistemas de pagos eran territorios de la banca tradicional y las grandes financieras, sin embargo, las fintech han llegado para quedarse, pero ¿qué son? No son ni más ni menos que empresas financieras que utilizan la tecnología para ofrecer servicios financieros basados en el uso del Big Data para identificar y conocer a los clientes, la automatización de los servicios y el dinero electrónico.

Aunque estas empresas acaban de aterrizar en el mercado español, desde hace unos años se han convertido en el método de pago más usual en mercados como el estadounidense, donde más del 80% de los compradores online recurren al uso de este sistema de pago en diferido, el australiano o el mercado anglosajón. 

Diferencias entre la tarjeta de crédito y el BNPL

El funcionamiento de una tarjeta de crédito se basa en que la entidad bancaria adelanta el dinero al cliente y ese gasto debe liquidarse en una fecha establecida a comienzos del siguiente mes. En este caso, el crédito pagado a plazos a una entidad financiera conllevará unos costes de intereses por dicho aplazamiento. En el caso del sistema BNPL, el usuario tiene la posibilidad de elegir aplazar el pago y devolver el importe en diversas cuotas, pero esta vez no conllevaría ningún coste de intereses para el consumidor ni para el vendedor siempre que cumpla con los pagos establecidos, ya que, en caso de impago, será el retailer quien asuma los costes de demora.

Pero ¿qué beneficios obtiene la fintech? Pues bien, según señalan los expertos y los creadores de estas empresas financieras, el sistema se basa en un modelo win-win, ya que cuanto más venda su cliente, es decir el negocio, más beneficios conseguirán ya que por cada transacción que se realice en la tienda online a través de este pago aplazado cobrarán un pequeño fee al vendedor. Nadie da duros por pesetas.

Los comercios también obtienen beneficios

Como comentábamos anteriormente, también existen diversas ventajas de las que pueden verse beneficiados los negocios de venta online que deciden implementar este sistema.

La facilidad y transparencia con la que ofrecen al usuario poder fraccionar el pago de forma aplazada la convierte en el gran atractivo a la hora de seleccionar este sistema. Según Klarna, una de las primeras fintech españolas, la tasa de conversión aumenta más del 50%, lo que se traduce en un aumento del gasto por cada compra y, lo que es más importante, el aumento de la recurrencia del consumidor a la hora de elegir dónde comprar.

Además, otra de las ventajas con la que cuenta el comercio es que será el vendedor el que reciba el importe íntegro de la transacción en el momento en el que envían el producto o servicio, por lo que no tendrá que esperar a que el consumidor finalice de pagar las cuotas.

El debate está servido

Ningún sistema está exento de polémicas. Los expertos difieren en los beneficios que consiguen los consumidores por este tipo de transacciones porque, según apuntan, el préstamo que se les realiza puede hacer que compren por encima de sus posibilidades y que posteriormente no puedan asumir el coste de las cuotas, creando así una burbuja de morosidad descontrolada y falta de legislación.

¿Estamos realmente ante un nuevo sistema de pago que busca beneficiar al consumidor y al vendedor? ¿Serán capaces las fintech de mantener las promesas de bajo coste por adquisición? De lo que no cabe duda es de que contar con un sistema de pago que se ajuste a las necesidades de tu negocio es lo más importante para crecer y ofrecer el mejor servicio. 

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!