Nueva Directiva PSD2: así afectará a tu negocio

Ya ha entrado en vigor en España la nueva regulación europea para pagos digitales, la directiva PSD2. Ésta es conocida por sus siglas en inglés PSD2 (Payment Service Directive) y fue aprobada en el año 2018. Su aplicación supone dos grandes hitos: adaptación al mercado bancario actual, caracterizado por la digitalización, y más seguridad en los pagos. Te explicamos de forma breve y sencilla cómo afectará esto a tu negocio.

Lo primero que debes saber sobre esta directiva de servicios de pago,es que se trata de una actualización de la regulación creada en el año 2007 (de ahí que en sus siglas aparezca el 2, de segunda parte) lo que indica que la norma se ha revisado para adaptarse a la realidad actual. Como la mayoría de las directivas europeas, trata de buscar un marco único que facilite las transacciones en toda la Unión.

Los bancos abren las puertas a esta nueva directiva de servicios de pago

¿De dónde surge la necesidad de actualizar esta directiva? Como ya te hemos explicado en nuestro blog, las empresas fintech, que ofrecen servicios bancarios de forma digital, ganan cada vez más peso alrededor del mundo. Para facilitar el camino a esta nueva realidad, la directiva PSD2 obliga a los bancos a permitir que otras empresas proveedoras de servicios, como las fintech, tengan acceso a las cuentas bancarias de un cliente. ¿En qué se traduce esto? Estas terceras empresas podrán, por ejemplo, hacer pagos en nombre del cliente (previa autorización) sin necesidad de pasar por el banco.

Imaginemos que el cliente tiene cuentas en diversos bancos, pero hay una aplicación (un tercero) que le permite unificarlas todas y realizar pagos desde la misma app. El cliente no solo tiene más facilidades, sino que tiene también total control sobre sus cuentas. Un comercio, por ejemplo, podrá operar únicamente con una aplicación determinada (la que mejor resuelva sus necesidades) sin contactar con el banco para consultar sus cuentas o realizar un pago. La libertad de acceso a las estructuras bancarias, además, también puede suponer el abaratamiento de pagos digitales, ya que en el momento en que la aplicación  hace el pago por ti, las comisiones podrían modificarse o incluso eliminarse.

Este acceso de terceros a la infraestructura de los bancos se convierte, por extensión, en una puerta abierta a la innovación. Con más facilidades de acceso, las empresas de servicios pueden desarrollar nuevas aplicaciones, nuevas funcionalidades, nuevas utilidades para el cliente. Por ejemplo, una aplicación que conoce absolutamente todos los pagos de un cliente (ya que tiene las cuentas unificadas) puede hacer una mejor oferta de financiación o de un servicio concreto que esté más ajustado a sus necesidades.

Sin duda, la directiva PSD2 abre la puerta a un universo de posibilidades que transformará todavía más el mundo de los pagos. De hecho, uno de los grandes objetivos de la directiva PSD2 es favorecer los nuevos métodos de pagos digitales, ya sea online, a través de aplicaciones, del teléfono móvil, etc. que a partir de ahora seguirán creciendo todavía más. De esa forma, se da respuesta a una realidad innegable: las finanzas se han digitalizado y los usuarios necesitan herramientas que den solución a estas nuevas necesidades.

La seguridad del cliente, una prioridad

Abrir las puertas de tus datos bancarios a un tercero no puede ser una cuestión de confianza ciega, sino de tranquilidad frente a una legislación exigente que protege tus datos. Por ello, la directiva PSD2 también aporta novedades en materia de seguridad. La normativa obliga a los proveedores de servicios a intensificar la seguridad en materia de pagos online, imponiéndoles las mismas necesidades de autenticación que a los bancos: consentimiento del cliente en todas las operaciones, códigos de acceso personales e intransferibles y supervisión por parte de las autoridades correspondientes.

Estas garantías de seguridad se completarán a finales de septiembre de este año, cuando está previsto que entre en vigor una nueva normativa vinculada a la directiva PSD2 y centrada exclusivamente en procesos de autenticación. Se trata de la SCA (Strong Customer Authentication) que regulará los requisitos necesarios para la autenticación reforzada de los pagos online, lo que dará una mayor seguridad a las transacciones realizadas a través de medios electrónicos.

Como toda normativa establecida a nivel europeo, además, la puesta en marcha de esta directiva facilita el crecimiento de negocios dentro del territorio de la Unión. Un mercado de pagos integrado y más eficiente que multiplica el mercado de clientes potenciales para cualquier compañía.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies