Enlaces de pago, ¿qué son y cómo funcionan?

Existen muchas formas de pago online pero pocas tan sencillas como los enlaces de pago. Este sistema resulta beneficioso tanto para el comercio, que se garantiza conseguir una venta a través de cualquier canal digital; como para el cliente, que puede formalizar su decisión de compra y llegar a la página de pago con un solo clic. Incorporar esta solución a nuestro comercio es, sin duda alguna, sumar un punto extra a la experiencia de cliente que ofrecemos.

Nadie duda que el tiempo es oro y quizás por eso cualquier solución que permita agilizar un proceso resulta atractiva. En el caso de los enlaces de pago no solo facilitamos el proceso de pago en sí, sino que, además, obtenemos muchos otros beneficios, como por ejemplo, garantizarnos la omnicanalidad o reducir el riesgo de fraude en las transacciones. Pero vayamos por pasos.

¿Cómo se crean los enlaces de pago?

Los enlaces de pago no son más que una url que podemos enviar al cliente a través de cualquier medio y al clicar en él, el consumidor accede directamente a la página final de pago de nuestro producto o servicio. El proceso es sencillo y rápido:

  1. El comercio cumplimenta un breve formulario online.
  2. A partir de este formulario, se genera un enlace automático.
  3. El comercio envía el enlace a través del medio que quiera (WhatsApp, correo electrónico, SMS, redes sociales…).
  4. El cliente paga a través del enlace.
  5. El comercio recibe la confirmación de pago y posteriormente el ingreso en su cuenta.

La operación resulta ágil para el comercio, pero sobre todo para el cliente que no necesita navegar nuestra web para adquirir el producto o servicio sino que puede comprarlo desde cualquier lugar donde lo haya visto.

Una oportunidad única: vender desde cualquier canal

Cuando decidimos que un negocio dé el salto a la venta online y por supuesto si se trata de un proyecto nativo digital, debemos estar dispuestos a buscar a nuestros clientes allá donde estén. En este sentido, los enlaces de pago nos lo ponen fácil ya que permiten convertir cualquier canal en un canal de venta, en nuestra página de pago final. Estos son los canales más utilizados:

  • Correo electrónico. Tanto si se trata de una comunicación de email marketing como si es un intercambio de emails con un cliente que tenía dudas sobre nuestro producto, insertar enlaces de pago directo facilita que la comunicación termine en venta.
  • Redes sociales. El enlace de pago puede insertarse tanto en un anuncio como en una publicación de nuestro perfil social o incluso en un mensaje privado que intercambiamos con el usuario, por ejemplo, a través de un chat. Es el caso, por ejemplo, de WhatsAppp, una red social en la que cada vez más marcas se atreven a probar suerte gracias a la cercanía que permite con el cliente. Lo mismo ocurre con los SMS, un sistema cada vez más en desuso tras el crecimiento de las redes sociales.
  • Facturas o presupuestos. Además de facilitar los procesos de pago, los enlaces también permiten optimizar procesos. Es lo que ocurre, por ejemplo, con facturas o incluso presupuestos que genera el comercio y que al emitirse ya llevan incluido el enlace de pago, de forma que el cliente no necesita ningún otro proceso o documento para formalizar la compra si el precio ofrecido le ha resultado apropiado.

Otros canales en los que las empresas utilizan esta solución de pago son los chatbots, los chats automáticos de información para clientes, así como los códigos QR, que se insertan en cualquier tipo de documento o espacio digital y pueden suponer una venta directa sin necesidad de disponer siquiera de una página web propia. La solución resulta muy útil también en el caso de un mismo pago que deben realizar varias personas, como los asistentes a una ponencia, o incluso una petición de donaciones, ya que todos pueden realizar el pago mediante el mismo link.

Otras ventajas de los enlaces de pago

Convertir cualquier canal en nuestra página de pago final no es la única ventaja que ofrecen los enlaces directos personalizados. Estos son otros beneficios importantes para el comercio y los consumidores:

  • Sin necesidad de página web propia

Al inicio de este post comentábamos que cualquier solución que agilice un proceso resulta atractiva, pues bien, los enlaces de pago agilizan tanto el ecommerce que ni siquiera necesitas tener una página web para poder vender por Internet. El funcionamiento del sistema permite generar los enlaces y enviarlos directamente a través del medio que desees sin que el usuario necesite visitar ninguna página web. De esta forma, por ejemplo, podemos mostrar nuestro producto en un perfil social como Instagram y vender directamente los productos gracias a los enlaces que enviamos a los usuarios. 

  • Fácil implementación y máxima seguridad

Esta solución no requiere de ningún tipo de integración en nuestro negocio o página web, ni siquiera necesitamos tener un datáfono. En el caso del servicio que ofrece UniversalPay, incluso darse de alta en el sistema es un proceso totalmente digital y a distancia que, además, se realiza con asesoramiento técnico telemático. Asimismo, el servicio cuenta con máximas garantías anti fraude para comercio y cliente ya que cumple con el estándar de seguridad 3DS, que garantiza máxima la seguridad en materia de transacciones online gracias a la doble autenticación.

  • Omnicanalidad garantizada y actualizada

Da igual cuántos nuevos canales de venta abramos, en todos ellos se podrá utilizar este método de pago, lo que permite estar actualizado de forma permanente. Si hoy decides empezar a vender por Instagram, podrás utilizar aquí los enlaces de pago, y si mañana te lanzas al email marketing, también. De hecho, el sistema permite trabajar varios canales a la vez. Imagina, por ejemplo, que permites a los clientes de tu tienda física realizar un primer pago en tienda y abonar el resto más tarde. Esa segunda parte del pago podrían hacerla de forma directa solo con un enlace que les mandes a través de WhatsApp o un SMS. Más fácil, imposible.

  • Posibilidad de reducir la tasa de abandono

El abandono de carrito es una de los principales quebraderos de cabeza de todo comercio online. Si nuestro cliente ya ha seleccionado los productos que le gustaban, ¿por qué no ha finalizado la compra? Pues bien, el sistema de enlaces de pago nos permite tratar de recuperar a ese cliente que no llegó a formalizar la compra. Podemos contactar de nuevo con ese producto que no se llevó y ponérselo realmente fácil para que ahora sí lo adquiera. Lo mismo ocurre en el caso de un cliente que ha tenido una transacción fallida por cualquier error en el sistema. Si queremos que no desista, hay que ponérselo fácil en una segunda oportunidad.

Llegar a los clientes potenciales no es tarea fácil, por eso merece la pena implementar toda medida que pueda ayudarnos a convertir ese contacto en una venta final. Agilizar el proceso de pago, sin duda, será siempre un aliciente para el comprador.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies