El euro ya es un adolescente. ¿Cómo han cambiado los pagos electrónicos desde 2002 a 2018?

El euro llegaba a los bolsillos de los españoles en enero de 2002 y con esta moneda también comenzaba una revolución en los métodos de pago que iba acompañada de la evolución de la sociedad. La moneda única ha supuesto un importante motor para la modernización que viene experimentando desde hace años la economía española. El euro ha fortalecido a los miembros europeos, eliminando fronteras que favorecen el comercio.

Coincidiendo con la entrada del euro en circulación a principios del 2002, también empieza su andadura la tecnología NFC. Tres años después, se estrenó el Cyber Monday, una fecha muy importante para los consumidores online. Y en 2010 llegaba el primer lector de tarjetas móviles que supuso el pistoletazo de salida a los pagos móviles. Un despegue que comenzaría lentamente.

En 2013, el valor del comercio online representaba menos del 1% del total, según el informe Los medios de pago, un paisaje en movimiento de PWC, si bien ya se advertía de un gran potencial de crecimiento. Una vez se superó en líneas generales la crisis económica que congeló el consumo, el ritmo de crecimiento anual de las operaciones por internet fue elevado, con tasas cercanas al 30%. 2014, por su parte, es el primer año en el que en España se registran más usuarios de Internet que de ordenador; 76,2% frente a 73,3%, respectivamente, según el INE.

Por aquel entonces, realizar la compra a través de internet era tan poco atractivo como la adquisición de ropa debido, principalmente, a no poder ver los productos antes de comprarlos, según se desprende del estudio realizado por la consultora IPSOS, Online Shoppers 2014.

Sin embargo, el desarrollo de los smartphones ha alterado el hábito de consumo de los usuarios, que cada vez realizan más compras online. Al igual que ya ha ocurrido con otros avances, muchos de los métodos de pago que se lanzaron como rompedores, hoy en día ya han quedado sepultados en el pasado por la constante evolución de la tecnología.

Durante el 2017 se registraron 3.429 millones de operaciones de compra en TPV que supone un 12,6% más que el año anterior, según datos del Banco de España. En total, han supuesto un importe que supera los 135.000 millones de euros, siendo un 8,7% superior a 2016. La retirada de efectivo en cajeros supera los 933.000 millones, un 1,02% más que en el periodo anterior y alcanzan los 122.473 millones de euros. Con respecto al 2016 se ha producido un aumento del 3,55%. Estos datos reflejan el gran aumento que experimentan los pagos con tarjeta frente al pago en efectivo en la actualidad, revelando una nueva tendencia en cuanto a hábitos de los consumidores.

Actualmente, el servicio contactless es el más valorado entre los comercios encuestados en el informe El futuro de la aceptación de pagos, elaborado por UniversalPay, y es que el 44,4% de las pymes cree que es el servicio más importante como valor añadido para su TPV, por delante del pago con móvil o el servicio de conversión de divisa. Pero, sin embargo, de aquí a 5 años, se invertirán las preferencias de tal forma que una amplia mayoría, el 67% de los negocios, considera que las aplicaciones móviles son el futuro, mientras que el 17% cree que el futuro viene marcado por los pagos sin contacto.

 

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies