Cómo la transformación digital puede hacer crecer tu negocio.

Muchas compañías, sobre todo multinacionales o grandes empresas, hace ya tiempo que destinan recursos humanos y económicos con el objetivo de dar el salto digital. Sin embargo, otras, la mayoría  pequeñas y medianas empresas que nacieron en el mundo físico, descartan destinar estos esfuerzos a la transformación digital, más que por desconocimiento del potencial de negocio que se les abriría, por imposibilidad de hacer frente a ello. Sin embargo, en la actualidad, la apertura al mundo online para las pymes se hace más accesible, pues cada vez son más las herramientas que facilitan la transformación digital de las empresas.

Es evidente que tener una página web abre nuevas posibilidades de mercado: sin fronteras el comercio se internacionaliza, y sin horarios las probabilidades de venta se disparan, por eso, muchos comercios que  no cuentan con una web potente, pueden asociarse a los marketplaces para acceder a un mayor número de potenciales clientes: la economía colaborativa suma adeptos entre las pymes y ahorra además inversiones que para determinados negocios pueden ser determinantes.

La transformación digital de las empresas y estar presente en Internet implica además tener cuentas abiertas en las redes sociales más importantes. No solo generan una imagen de marca, sino que también propician un contacto recurrente con el consumidor, lo que puede terminar convirtiéndose en una venta. Y como el contacto es cercanía, con una buena gestión de las redes sociales el comercio va a incremementar y mejorar la atención al cliente.

Pero la transformación digital también afecta directamente a los medios de pago. La innovación en este sentido pasa por la adaptación de terminales de tarjetas, la implementación de pagos online y la posibilidad de tener aplicaciones móviles. Todo ello es fundamental en el proceso de transformación digital de las empresas y para la buena marcha del negocio porque, además de proporcionar seguridad al vendedor, crea fidelidad entre los clientes, que ven colmadas sus pretensiones a la hora de realizar el proceso más delicado del momento de compra, el pago.

Adaptarse a las nuevas realidades de compra de los usuarios es fundamental, y para afianzar definitivamente la transformación digital hay que cuidar al máximo una de las principales preocupaciones del consumidor final: implementar herramientas de seguridad y de autenticación para pagar a través de Internet. En estos momentos todos los esfuerzos en este sentido se encaminan a la biométrica, que va a desempeñar un papel fundamental en los próximos años.

En efecto, a medida que los elementos que propician la transformación digital de las empresas, o más bien eCommerce, éstos se van a consolidar como agentes activos del desarrollo del comercio y de la múltiple oferta de servicios digitales que se generan en nuestro país.

 

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies