¿Qué es un TPV y cómo funciona?

Cómo funciona un TPV

Curiosamente, aunque se trata de terminología técnica y se utiliza exclusivamente en el sector comercial, prácticamente todos estamos familiarizados con el concepto TPV o, como mínimo, hemos oído hablar de ello en alguna ocasión. Sin embargo, ¿sabemos exactamente qué es un TPV y cómo funciona? Probablemente no porque, de hecho, no es una cuestión sencilla. Trataremos de explicarlo de la forma más clara posible en este post.

Hay dos cosas importantes que debemos aclarar para entender qué es un TPV antes de profundizar en el funcionamiento de los mismos. La primera de ellas es que estas tres letras son el acrónimo de Terminal en Punto de Venta; la segunda es la diferencia entre TPV y datafono, ya que, aunque muchos lo piensen, un TPV no es el aparato físico que utilizamos para pagar con tarjeta en las tiendas, en ese caso estaríamos hablando de un datáfono. Un TPV incluye un datáfono pero también muchas otras cosas.

Aclarados estos dos conceptos, nos metemos en faena.

¿Qué es un TPV?

El TPV es el sistema que permite gestionar de forma unificada las ventas de un establecimiento, es decir, desde cobrar hasta imprimir el ticket para el cliente pasando por controlar el stock de la tienda. De alguna forma, el TPV ha sustituido a la tradicional caja registradora porque, además de permitir el pago en efectivo permite pagar con tarjeta (imprescindible actualmente) y, a la vez, gestionar stock.

Para realizar todas estas operaciones, un TPV debe contar no sólo con un software (programa informático) de gestión, sino también con un cajón para el dinero en metálico, una pantalla, un lector de códigos de barra y un lector de tarjetas o datáfono (del que te hablaremos más adelante). El TPV no solo existe para las tiendas físicas sino también para los eCommerce en forma de TPV Virtual, con los que pueden gestionar el cobro con tarjetas de crédito o débito a través de la red.

¿Cómo funciona el proceso de pago con tarjeta?

Una de las principales novedades que ha incorporado el TPV es el datáfono, que permite a los comercios cobrar con tarjeta, algo que ya usan en su día a día el 72% de consumidores según nuestro último informe El futuro de la aceptación de pagos 2019. Para conocer la importancia de este dispositivo en las ventas de cualquier comercio o establecimiento de hostelería y restauración es importante conocer qué hay detrás de cada pago con tarjeta. Esta operación puede resultar sencilla a simple vista, pero implica una compleja gestión virtual en la que intervienen hasta cinco actores distintos:

  • Emisor. El banco que proporciona la tarjeta al cliente y garantiza que hay dinero en su cuenta.
  • El titular de la tarjeta. El cliente, quien realiza el pago en la tienda física o a través de TPV virtual u online.
  • El vendedor. La tienda que dispone de un TPV y datáfono físico (en el local) o una pasarela de pago online (en el eCommerce) para poder aceptar el cobro con tarjeta.
  • El adquiriente. La empresa que, como en el caso de UniversalPay, recibe los datos de la tarjeta del cliente y, después de aplicar los procesos de seguridad correspondientes, envía el dinero a la cuenta del vendedor. El adquiriente hace de mediador entre el vendedor y el esquema de tarjetas.
  • Esquema de tarjetas. Las grandes marcas que administran las tarjetas (Visa, MasterCard, American Express…) verificando que sean legítimas y enviando todos los datos al emisor, es decir, el banco.

¿Qué es un datáfono y cómo funciona?

Como acabas de ver, tener un datáfono te garantiza una compleja operación de intercambio de datos que debe realizarse con la máxima seguridad y rapidez. La finalidad de un datáfono es realizar esta difícil conexión entre la tienda y el banco. Existen distintas modalidades de este dispositivo y es muy importante que analices cuál es la más adecuada para tu comercio:

  • Terminal físico. La opción más sencilla porque solo debes incorporarlo al TPV que ya tengas en tienda, debe estar conectado a la red de Internet y a la corriente por lo que ni siquiera necesitas cargar la batería.Pensado para locales pequeños o donde solo haya una línea de cobro.
  • Terminal inalámbrico. Si dispones de Wi-Fi en tu tienda física es la mejor opción ya que te permite movilidad. Una vez conectado a la red inalámbrica puedes usarlo en cualquier lugar del local. Debes cargarlo, pero das más facilidad de pago a tus clientes.
  • Terminal móvil. El dispositivo diseñado para las personas que llevan su negocio a cuestas. Te permite cobrar desde cualquier lugar, en tu local o fuera de él. Muy práctico para autónomos. Incluye tarjeta SIM por lo que tiene su propia conexión a Internet.
  • Terminal Integrado. Un dispositivo que te permite todas las funcionalidades de un datáfono convencional, pero incorporándole tu sistema de contabilidad y ventas. Está pensado para empresas con varios puntos de cobro o incluso diferentes establecimientos.

Funcionalidades del datáfono

Una vez has elegido el tipo de terminal que mejor se adapta a las características de tu local, debes tener en cuenta también otras funcionalidades que puede necesitar en tu comercio:

  • Elección de usuario. Tanto para el reparto de propinas como para la otorgación de incentivos o simplemente para un mejor control de las ventas, los datáfonos pueden incluir la elección del usuario que está gestionando la operación. Si en tu comercio tienes a diferentes personas en la caja, opta por incorporar este sistema a tu dispositivo.
  • Servicio DCC. Este servicio permite a los clientes extranjeros pagar con tarjeta en su moneda de origen, de forma que siempre saben el importe exacto que se les va a cargar. Este servicio aporta tranquilidad y confianza al consumidor y, por lo tanto, ayuda a conseguir ventas.
  • Aceptación de propina. Los pagos con dinero en efectivo se reducen más cada año y con ellos se puede perder una costumbre española que tradicionalmente ha aportado importantes beneficios a los empleados del sector hostelero: la propina. Por ello, una de las funcionalidades que puede incluir es el pago de la propina con tarjeta y en la misma operación de pago de la consumición.
  • Sistema contactless. Mientras el pago con tarjeta se consolida, otros sistemas de contactless ganan cada vez más seguidores, como el pago por móvil o a través de pulseras wearable. Un datáfono con sistema de cobro contactless te garantiza no perder nunca una venta por este motivo.

¿Cómo funciona un datáfono?

A pesar de la complejidad que existe tras cada operación con tarjeta, el funcionamiento de un datáfono es muy sencillo tanto para el cliente como para el vendedor. Se puede dividir en 5 sencillos pasos.

  1. Cobro. El vendedor introduce el importe de la venta en el datáfono.
  2. Abono. El cliente facilita la tarjeta y mediante chip (se introduce en la rejilla del datáfono) o contactless (se pasa la tarjeta o dispositivo wearable por el datáfono) hace el pago.
  3. Impresión. Se imprime el comprobante de compra.
  4. Almacenamiento de datos. Los datos quedan registrados en el sistema.
  5. Control de caja. Los datos se quedan almacenados en el datáfono y el vendedor puede comprobar la información disponible o subtotal del día al cierre.

Disponer de un buen TPV y un datáfono con todos los servicios incorporados te garantiza no solo un ahorro en tiempo de gestión y costes, sino también una mejor experiencia de cliente, algo que siempre va vinculado a un incremento de ventas. No olvides que en UniversalPay puedes consultar tanto las opciones de TPV disponible como las tarifas que mejor se ajustan a tus expectativas de ventas.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies