¿Qué se pierde tu negocio cuando solo aceptas pagos en efectivo?

Aceptar un único método de pago minimiza al máximo la fidelidad con los clientes y reduce las opciones de que un usuario repita la compra en el mismo establecimiento.

El negocio que apuesta por el desarrollo de terminales de tarjetas contactless y por la implementación de pagos online consigue un mejor desarrollo de su actividad ya que genera confianza entre los clientes y garantiza la seguridad de las transacciones que realizan. La rápida evolución de las tecnologías móviles sin contacto está provocando un proceso de conversión en el mundo de los pagos, digitalizándose a la vez que las nuevas tecnologías avanzan.

Es imprescindible que los comercios apuesten por una convergencia entre los diferentes canales de pago, haciendo que sea un proceso simple y transparente. Nos enfrentamos a un panorama que busca la posibilidad de empezar la compra en un canal y acabarlo en otro, favoreciendo que se produzca de forma rápida y segura.

Cambio de comportamiento en los clientes

Durante el 2017, el número de operaciones realizadas con tarjetas de crédito superó los 3.400 millones, un 12,6% más que el año anterior, según los últimos datos del Banco de España. Dichas operaciones suponen un importe que asciende a 135.000 millones de euros, que se traduce en un incremento del 8,7% con respecto a 2016. Por su parte, la retirada de efectivo en cajeros supera los 933.000 millones, tan solo un 1,02% más que en el periodo anterior y el importe no supera los 123.000 millones de euros. Las cifras reflejan cómo ha evolucionado el pago con tarjeta en nuestro país y contemplan el cambio de hábitos de los clientes en lo referente a los pagos.

Preferimos pagar con tarjeta y es que su utilización ya se equipara con el efectivo en frecuencia de uso para las compras del día a día. Así se extrae del informe ‘El futuro de la aceptación de pagos’, elaborado por UniversalPay, que especifica que, de la media nacional, un 44% de los consumidores encuestados declara usar este método de pago en su día a día, siendo un 47% los que declaran utilizar también el efectivo. Y en este aspecto vemos cómo dentro del pago con tarjeta empieza a aparecer el uso de pago con contactless.

Son los jóvenes de entre 18 y 34 años los que más utilizan los nuevos métodos de pago como las tarjetas sin contacto o por móvil y, como consecuencia, la facturación del comercio electrónico alcanzó los 7.785 millones de euros a finales de 2017, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Aunque en la actualidad el pago sin contacto es el método que más interés despierta entre los comercios, los negocios consideran que a medio y largo plazo el pago por móvil se generalizará entre los usuarios hasta copar la inmensa mayoría de las compras. Y es que el desarrollo de los smartphones ha cambiado el hábito de consumo de los usuarios, que cada vez realizan más compras online.

Nos dirigimos a un futuro sin efectivo, en el que las monedas y billetes serán reemplazados por métodos de pago más cómodos, seguros y rápidos que nunca. Y los comercios deben saber asimilar este cambio de tendencia puesto que la innovación en medios de pago es un aspecto indispensable para los negocios ya que los consumidores no solo reclaman una buena atención; quieren seguridad, comodidad y agilizar los tiempos. En definitiva, responder a las necesidades del cliente redunda de forma positiva en el comercio puesto que la integración multicanal de la información de compra supone un ahorro de tiempo y dinero para el negocio.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies