Seguridad en el comercio: 4 medidas imprescindibles

Seguridad en el comercio

En UniversalPay somos expertos en ayudar a crecer a los comercios, por eso sabemos que cuesta mucho levantar un negocio como para permitir que un robo o hurto continuado ponga en riesgo sus cuentas. Para evitar que esto ocurra hemos decidido recopilar en este post los mejores consejos de seguridad en el comercio. Toma nota porque la prevención es la mayor garantía de mantener a salvo tu negocio.

1. Incorpora a tus instalaciones las medidas de seguridad necesarias

Si tu hogar es tu castillo, tu comercio debe ser tu fortaleza. Por eso la primera medida de seguridad que debes tomar es realizar un estudio técnico (a poder ser, certificado por un experto en la materia) que identifique las medidas de seguridad para protegerlo frente a los robos. Puedes empezar por estos pasos básicos:

  • Regula el acceso al local para que solo haya una entrada y salida. En caso de que haya más, inhabilítalas. Asimismo, instala sistemas de seguridad en el acceso a las zonas privadas reservadas únicamente para el personal.
  • Instala espejos para vigilar los puntos ciegos del local, aquellos con los que no se tiene contacto visual directo desde el mostrador de ventas. Asegúrate además de que no hay en el establecimiento elementos que impidan la visibilidad: cartelería, maniquíes, elementos decorativos, etc.
  • Ilumina las zonas oscuras, la luz es siempre un elemento disuasorio para los amigos del hurto en tiendas.
  • Si el establecimiento está expuesto desde el exterior y consideras que tu producto puede ser objeto de alunizajes, instala a la entrada pequeños muros, bolardos o maceteros.
  • Asegúrate de que tanto las puertas como los bombines y cerraduras de ventanas son certificados y de seguridad.
  • Indica de forma clara y visible los sistemas de seguridad con los que cuenta tu establecimiento.

2. Establece rutinas de seguridad en la actividad diaria del comercio

No importa lo bueno que sea el sistema de seguridad que instales en tu local, sin el mantenimiento adecuado será ineficaz a la hora de evitar robos en comercios. Por eso lo más recomendable siempre es incorporar al día a día del negocio determinadas rutinas que contribuyan a garantizar la seguridad. Estas son algunas de las más importantes:

  • No permitas que se acumule excesivo efectivo en la caja. Realiza la retirada del dinero a diferentes horas del día, no siempre por la noche. En el momento del cierre de caja, procura que haya siempre un mínimo de dos personas. Norma clave para la seguridad en el comercio.
  • Si desde el exterior hay visibilidad del local y la caja registradora, déjala siempre abierta y vacía al cierre del comercio para disuadir del robo.
  • Mantén siempre las zonas de almacén en orden y limpias para que, de un simple vistazo, sea más sencillo controlar si ha habido alguna sustracción o irregularidad.
  • Establece turnos de caja y zonas del local para cada miembro de la plantilla de forma que no queden espacios desatendidos en ningún momento del día.
  • Revisa periódicamente los sistemas de seguridad. En sus manuales de prevención la propia Policía Nacional recuerda que en ocasiones los ladrones aprovechan el horario comercial para inhabilitar estos sistemas, por ejemplo, mediante espráis. Es importante que compruebes regularmente que todo está en orden. 

3. Convierte a tus empleados en tus aliados en seguridad

El personal del comercio debe ser tu gran aliado para garantizar que las normas de seguridad se cumplen. Estos son algunos de los pasos que debes seguir para ello:

  • Hazles conocedores de los sistemas de seguridad del establecimiento y cuenta con ellos para su revisión periódica.
  • Indícales palabras clave que puedan utilizar para comunicarse con compañeros o personal del exterior en caso de necesitarlo.
  • Establece con ellos cómo actuar en caso de falsas alarmas.
  • Otorga roles y responsabilidades en materia de seguridad determinando, por ejemplo, quién es la persona que debe revisar el stock, quién debe comprobar los sistemas de alarma, etc.
  • Solicita orden y control diario del material y productos expuestos para detectar sustracciones con la mayor antelación.
  • Pide el máximo control sobre las copias de llaves a su disposición para que nunca las lleven identificadas con el nombre del negocio e informen lo antes posible de una pérdida.
  • Dales instrucciones para el seguimiento e identificación de clientes sospechosos e indícales pequeños trucos para evitar hurtos, como hacer comentarios a los clientes sobre los productos que llevan en la mano o las prendas que se van a probar para que vean que tienen control sobre el stock.

4. Evita tener dinero en efectivo en el local

Dice el dicho popular que quien evita la ocasión evita el peligro, pues bien, cuanto menos efectivo haya en un comercio, menos probabilidades de quedarnos sin él. Es por ello que una pauta imprescindible en materia de seguridad es priorizar los pagos con tarjeta. Cobrar con dinero de plástico no solo pone las cosas fáciles a tus clientes, sino que te evitan tener grandes cantidades de dinero en tu local y, además, te agilizan el trámite diario de cuadrar la caja y retirar los ingresos. Por ello es recomendable que priorices siempre los cobros mediante tarjeta de crédito o débito, así como otros dispositivos contactless. Para garantizar la  seguridad en este proceso, es importante que sigas estos dos consejos básicos:

  • Asegúrate de que tu TPV acepta el cobro por contactless, actualmente es una de las formas más seguras de cobro. Este sistema, que funciona con tecnología NFC (Near Field Communications), necesita que la tarjeta esté muy cerca del TPV para realizar el cobro lo que garantiza que no se realicen cobros fraudulentes. Además, para compras superiores a 20 euros es necesario la introducción del PIN, lo que se convierte en una herramienta más de seguridad en el comercio. 
  • Desconfía de las siguientes situaciones y evita efectuar el cobro en caso de que lo consideres necesario:
    • Cliente que adquiere muchos productos de un precio muy elevado sin prácticamente verlos o, al contrario, muchos productos por importe menor de 20 euros (donde no es necesario ingresar el código PIN).
    • Cliente que realiza compras de importe elevado en varios días sucesivos.
    • Cliente que realiza compras que quiere abonar con varias tarjetas.
    • Cliente que no cuenta con documento acreditativo de su identidad.
    • Tarjeta que da varios fallos seguidos. 

Aunque el riesgo cero nunca existe, sin lugar a dudas aplicar todas estas medidas de seguridad en el comercio le pondrá las cosas realmente difíciles a quienes pretendan el hurto en tiendas.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies