Usabilidad web: qué es y cómo mejorarla

Usabilidad web, qué es

Cuando hablamos de comercio online es habitual que surjan un sinfín de términos digitales, técnicos o anglosajones, pero no siempre es necesario conocerlos todos a la perfección para poder gestionar bien nuestro negocio. No es el caso de la “usabilidad web”, ya que este término es básico para garantizar que un eCommerce funcione bien. Si todavía no sabes qué es la usabilidad de una página web, toma nota de todo lo que te contamos en este post: tu web y, por extensión, tus ventas online, te lo agradecerán.

¿Qué es la usabilidad web?

El término usabilidad es una traducción literal de la palabra inglesa “usability” y engloba todas aquellas medidas que deben aplicarse a una página web para que sea fácil de navegar. De alguna forma, este concepto pone en el centro de toda acción al usuario, ya que todo lo que se hace es para mejorar su experiencia de navegación, para conseguir que su visita a nuestra web sea 100% satisfactoria. Lo que quiere garantizar la usabilidad de una web es que pongamos las cosas fáciles a quien nos visita, es decir, que encuentre aquello que busca de la forma más sencilla y rápida posible.

¿Cómo mejorar la usabilidad de tu página web?

Cualquier cambio que realices en tu página web, por pequeño que sea, que mejore la experiencia del usuario, es un incremento de la usabilidad web. Entre todas las medidas que pueden aplicarse, hay cinco imprescindibles:

1. Haz tu web adaptable a todos los dispositivos

La principal ventaja de un comercio online es que un cliente puede acceder a tu negocio en cualquier momento del día o la noche y desde cualquier lugar del mundo, pero, ¿con qué dispositivo lo hará? No lo sabes, así que tu página debe estar preparada para verse bien desde absolutamente todos los dispositivos: ordenador de mesa, portátil, tableta y teléfono móvil. Ten en cuenta que actualmente las pantallas de los smartphones pueden variar en tamaño desde las 3,5 hasta las 6 pulgadas, así que debes garantizar no solo que tu web se adapte a móviles sino a todas las medidas de pantalla existentes en el mercado.

Si para ver todo el contenido de tu página el usuario debe ampliar, minimizar, deslizar, etc. es muy probable que se canse de navegar antes de finalizar una compra.

2. Ten a la vista todo tu contenido

Ningún usuario quiere perder el tiempo, si tarda demasiado en encontrar lo que busca se marchará y lo buscará en la web de tu competencia. ¿Cómo evitar que esto ocurra? ¡Tira de menú! Incluye en tu web menús accesibles desde cualquier página, tanto en la home (página principal) como en las páginas internas. Los menús deben ser claros, jerárquicos e intuitivos, que permitan al usuario llegar fácilmente a tus contenidos, sin dar demasiados rodeos, por pura lógica.

Es frecuente que por exceso de conocimiento del negocio demos por sentado que determinada nomenclatura o jerarquización es sencilla, pero no podemos fiarnos de nuestra intuición, sino que debemos testear los menús con personas ajenas al comercio.

3. Proporciona toda la información posible

Ser claros no significa escatimar en contenido, al contrario. El usuario debe poder acceder al mayor número de información posible de nuestros productos y servicios, siempre que sea de relevancia. Cuantos más datos, más posibilidades de convencer sobre la calidad de lo que ofrecemos. ¿Qué no debe faltar en esta información?

  • Fotografías: varias, desde diferentes ángulos, del interior y del exterior, de buena calidad y con posibilidad de ampliarse.
  • Datos técnicos: medidas del producto y del paquete con el que se envía al domicilio, así como la posibilidad de descargar estos datos.
  • Opiniones de clientes: la opinión de otros clientes es cada vez más determinante para finalizar una compra. No dejes que la busquen en otras webs, proporciona esta información en tu propia página donde eres tú mismo quien gestiona y administra lo que se dice de tu producto.
  • Condiciones de envío y devolución: aunque tengas disponible una extensa política comercial en tu web, intenta resumir y explicar de la forma más clara posible estas dos cuestiones. Este tipo de información genera confianza en el consumidor.

4. Simplifica la navegación

Al contrario de lo que ocurre con la información, cuando hablamos de navegación: menos, es más. Esto quiere decir que cuantos menos clics deba realizar el usuario para llegar al producto que busca, más fácil y ágil será su experiencia en la página. Si el consumidor debe pasar por cuatro páginas diferentes para encontrar el jersey de cuadros que buscaba, corremos el peligro de que en la página tres decida marcharse. Un buen menú e incluso un buscador bien programado, pueden permitirle llegar a él incluso directamente desde la home. Pon las cosas fáciles a tu cliente.

5. Facilita el proceso de compra

Si has aplicado bien los principios de usabilidad web, es muy probable que el usuario haya llegado hasta la página más importante de tu web, la de pago. Aquí se formaliza o se pierde una compra. La usabilidad de una web en esta página se traduce en dos aspectos clave:

  • Posibilidad de elegir el método de pago. ¿De qué serviría que un usuario elija su producto con facilidad si a la hora de realizar la compra la página web no acepta la tarjeta con la quiere pagar? Es importante que tu pasarela de pago acepte cualquier método de pago y todo tipo de tarjetas, así como distintas divisas (a través del servicio DCC) por si la compra se realiza desde el extranjero.
  • Rapidez. La paciencia no es el fuerte de los consumidores online ya que pueden estar realizando la compra tumbados en el sofá de casa, pero también aprovechando la espera en la consulta del médico y en este caso les interesa realizarla lo antes posible. Adapta tu pasarela de pagos para que sea lo más rápida posible:
    • Almacenamiento de datos: guarda los datos de los clientes para recuperarlos en futuras compras sin necesidad de volver a introducirlos.
    • Recuperación de carrito: permite que el usuario pueda recuperar la compra que ya dejó preseleccionada en su anterior visita a tu página web.
    • Pagos recurrentes: adapta tu pasarela de pago para que un cliente que está adquiriendo un servicio recurrente pueda automatizar los pagos.

Recuerda que en UniversalPay somos expertos en soluciones de pago online y puedes consultar cualquier duda que tengas para optimizar al máximo el proceso de pago en tu página web.

¿Qué beneficios tiene la usabilidad web para tu negocio?

Los beneficios de una buena usabilidad web en tu negocio online son infinitos pero todos ellos se resumen en uno solo: incrementa las ventas de tu eCommerce. ¿Por qué? Porque el objetivo de tu página web es vender tu producto o servicio y cuanto más fáciles le pongas las cosas a quien la visita, más fácil será que esa visita acabe convirtiendo en una compra. Una página de fácil navegación, clara, con información completa y donde pagar resulta una operación sencilla, es una página donde conseguiremos incrementar el tiempo medio de visita, las conversiones y, sobre todo, la fidelización.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡No dudes en compartirlo!